© 2019 Ximena Mora

  • YouTube
  • Pinterest
  • Instagram

Belleza

¿No es increíble habitar en un mundo donde la belleza nos rodea y abraza diariamente?

¿Qué estamos haciendo aquí si no es sentirnos vivos?

¿Por qué ocultarnos bajo miles de escudos que nos impiden ser nosotros por miedo a la sociedad que nos rodea? ¿Por qué limitarnos? ¿Por qué castigarnos? ¿Por qué destruir si tenemos el arma más poderosa habitando en nuestros corazones para construir todo lo que ha sido dañado? AMOR. Amar es de valientes. Es mucho más fácil hacer el mal que hacer el amor, es más sencillo destruir a una persona que socorrerla y robarle una sonrisa. Es de valientes amar y ayudar a los demás sin esperar nada a cambio, porque la felicidad está en dar. 

¿Por qué no quitarse la venda de los ojos y permitirse ver la belleza que le rodea?

Aún no es tarde para sentir los abrazos del aire, las lágrimas de las nubes, los besos de la tierra y las caricias del sol.

Aún no es tarde para levantarse y llorar de felicidad por estar vivo un día más y no de tristeza porque se ha perdido algo que se fue para darle libertad (aunque a veces no lo sepa) Aún no es tarde para abrazar a las personas que le rodean, para decirles cuánto las quiere. No es tarde para ayudar a los que le necesitan y pedir ayuda a los que le dan la mano. No es tarde, su corazón aún continúa latiendo. Así que por favor transforme esa existencia en vida. Siéntalo todo hasta no poder más. Inúndese de tristeza, felicidad, enojo, desesperación. Inúndese de vida, pero por favor viva. Este viaje no se trata solo de ser felices. La tristeza es la belleza hecha sentimiento y se evidencia en la lluvia que resbala de nuestros ojos; aquellas gotas de agua que contienen recuerdos, personas, situaciones, palabras y demás cosas que logran conformar esa mitad de un corazón al revés que nos permite expresar lo que nuestra alma está sintiendo. ¿Acaso no le parece increíblemente hermoso que una gota de agua pueda contener y transmitir tanto?

¡Despierte por favor! Salga de su zona de confort, explote la burbuja en la que se encuentra flotando por el mundo y comience a caminar. Le prometo que después de sentir la armonía de todo lo que le rodea no querrá volver a ese conformismo que le abrazaba anteriormente. No tema tampoco, el miedo es de los existentes que le temen a la vida y pasan por el mundo esperando la muerte. Dígame, ¿por qué no vivir si algún día (que puede ser mañana) puede morir? ¿Por qué seguir esperando si el presente es ahora mismo?

Yo solía vivir en el futuro y el pasado. Olvidaba por completo el presente hasta que llegaba a mí una ola de agonía que me arrastraba y me ponía en mi lugar, haciéndome saber que es aquí donde debo estar. Porque por más que imagine situaciones y encuentros fantásticos sé que no resultarán siendo así, y por otro lado por más correcciones y arreglos que genere en mi mente ya no habrá cambio alguno. Allí quedó el pasado plasmado con todo y sus dolores, los cuales son fascinantes, pues me permiten explotarlos y expresarlos en letras y dibujos, y ¿qué mejor que expresarse?

La belleza que nos abraza es tan magnífica que no logro asimilarla, mi sensibilidad no da abasto para todo lo que me rodea. Mis ojos llueven al descubrir la belleza que la naturaleza me regala y la que personas vivientes logran expresar y compartir en: dibujos, pinturas, escritos, música, esculturas, etc…

Recuerdo que la última vez que lloré de belleza, si es que se le puede llamar así, fue al presenciar un espectáculo del Circo del Sol. Fue al ver la presentación de un hombre tomando con sus manos un par de telas rojas, vistiendo un pantalón blanco que contrastaba con su torso desnudo, y simulando un vuelo que transmitía libertad, pues las telas hacían el papel de las alas del hombre como si este fuese una especie de ángel volando. La armonía que creaban las telas junto con el personaje y la música que acompañaba su vuelo me sensibilizó tanto que mis ojos no se contuvieron y lloraron belleza.

Si el ser humano pudiese ver el mundo de otra forma y no como un problema tras otro, la existencia dejaría de pesarle tanto. Todo ese peso insoportable que lleva en su espalda dejaría de doler. Porque es la angustia, el odio, la preocupación y la ceguera lo que le impide sentir paz y tranquilidad. Si tan solo pudiese bañarse y sentir el agua correr por su cuerpo. Si durmiera para soñar y no para escapar de la realidad. Si al respirar sintiera el aire correr por todo su cuerpo y al abrazar a alguien pudiese sentir el amor que ambos están transmitiendo. Si tuviese el coraje de sonreírle a cualquier persona que se atraviese en su camino, la existencia se transformaría en vida y el ser en una pluma liviana y tranquila repleta de amor y paciencia.

Sienta hasta desgarrarse. Siéntalo todo, sienta dolor, sienta la piel de las personas que le rodean. Sienta la lluvia, sienta el frío, sienta el amor hasta que cale sus huesos, sienta la felicidad absoluta hasta que sus ojos se manifiesten con lluvia. Sienta cada centímetro de su cuerpo y encuentre la armonía que conforman sus órganos y partes que lo componen a usted como ser humano. Sienta el calor desesperante, sienta el mundo, cierre los ojos y sienta el latir de su corazón en cada parte de su cuerpo, siéntase vivo y afortunado de estar latiendo un día más en este mundo.