© 2019 Ximena Mora

  • YouTube
  • Pinterest
  • Instagram

Ciudad / La gran batalla

Despego, dejo mis miedos en el suelo. Cuando ya tomo vuelo, contemplo la ciudad que se hace cada vez más diminuta y frágil.

Es un paisaje de luces amarillas que bailan para mí. Me deja admirarla pero no amarla, pues para amarla tal vez debería volar cada instante del día y así no puede ser, ella es cruel y engañosa.

Me miente cuando quiero dormir y olvidar, llega con sus recuerdos matutinos a destruir mis placenteros sueños nocturnos y me desarma. 

Ciudad, que frágil eres desde acá arriba, que pequeña e inofensiva pareces amada ciudad.

Pero… ¿a quién engañamos? Eres doble como una moneda, tan hermosa y peligrosa, que es inevitable no admirarte.

_____________________

El cielo es testigo de mis continuas batallas, siempre intentando huir de mí y así mismo fracasar en cada intento.

El mundo corre muy rápido y me aterra que me deje atrás, me aterra caer en el vacío de mi alma. Me aterra conocer el desierto de mi vida y así la sequía de mis sueños.

¿Se puede morir en vida?

Mis metas y sueños se han esfumado, tal vez se ocultan para que vaya a buscarlos, o tal vez me han abandonado.

Si alguien los encuentra, díganles que los estoy esperando para por fin volver a darle un sentido a esto que llamo vida.