© 2019 Ximena Mora

  • YouTube
  • Pinterest
  • Instagram

Destiempo

Llevo implícito en mi nombre un manojo de destiempo que nunca llega al lugar ni a la hora correcta. Quiero serlo todo pero siempre resulto siendo nada.

Soy un beso que estuvo a centímetros pero nunca pudo ser.

Soy la pestaña que tuvo miedo de aferrarse a una huella dactilar.

Soy esa mancha que dejó una noche de lluvia sobre la almohada.

Soy un amor no correspondido que carcome vidas vacías.

Soy el agotamiento de una batalla que no puedo ganar.

Llevo sobre mi muñeca izquierda un reloj que me recuerda día a día que esta vez no me puedo tardar. Llevo dibujos sobre mi piel que viven recordándome de dónde vengo y hacia dónde no debo ir.

Después de todo entendí por qué siempre llego tarde a la vida de las personas.

Entendí por qué soy un imán de amores no correspondidos.

Entendí por qué dolía tanto querer.

Entendí por qué me fracturaba y asimismo perdía mi rumbo cuando alguien llamaba a mi corazón.

Entendí que nadie está listo para amar, y que si existiese una tabla que midiera del 1 al 10 qué tan preparada está una persona para recibir al amor en su vida, yo estaría en -1. Soy un poco menos que nada y de igual forma estoy lejos de estar entre el rango.

Descubrí que ahora mismo no hay espacio para nadie más.

Descubrí que la persona más importante en mi vida soy yo, y si no soy suficiente para mí nunca lo seré para alguien más.

Descubrí que si no me amo hasta explotar de felicidad, nadie podrá tener la capacidad de quererme realmente.

Descubrí que estoy repleta de miedos pero también descubrí que solo bastan dos palabras para que todos estos desaparezcan.

Descubrí que si quiero serlo todo primero debo comenzar siendo algo.

Estuve tanto tiempo flotando bocabajo sobre el agua que olvidé cómo nadar. Sin embargo, no tengo por qué angustiarme ya que hace poco mis pies tocaron fondo y gracias a esto podré impulsarme para salir de nuevo a la superficie. Mis pulmones comprimidos de recuerdos, tristezas, sueños y esperanza, obligarán a mis brazos y piernas a salir del agua densa de melancolía, y cuando esté fuera de ella sé que podré llegar a tiempo. Porque ya he tenido suficientes horas para llover y sanar todo lo que alguna vez me impidió nadar y en algún momento flotar.

Cuando salga a la superficie espero verte burlándote de mi destiempo, y que me digas en medio de risas que para ti siempre estaré a tiempo, que no importa cuantas veces ni cuantos días tardé en encontrarte, lo importante es que supe llegar a ti. Porque ya no tendré miedo, y tú serás ese beso que por fin podré dar. Serás el deseo que esconde la pestaña que logrará aferrarse a mi dedo. Serás la mancha de perfume sobre mi almohada que vivirá recordándome los sueños que tendré contigo. Serás ese amor que por fin podrá corresponderme, y prometo que al encontrarte te hablaré por medio de miradas, besos y caricias sobre las carreteras que forman las arrugas de tus manos. Serás ese lugar al que podré llegar luego de haber ganado la batalla contra mí y sé que el latir de tu corazón resultará siendo mi melodía favorita.

Sé que contigo no seré destiempo y que si en algún momento lo soy, tú lo serás conmigo.

Sé que esta vez llegaré al lugar y a la hora correcta y por fin seré ese todo que siempre quise ser.