Grita tu dolor

Grita tu dolor

Exprímelo entre pestañas, déjalo ir…

Déja que queme, que arda en tu pecho 

Permite que se escurra por tus mejillas. 

¿Incomoda? claro que sí, pero en la incomodidad está el siguiente paso.

No permitas que el dolor abrace tu corazón, porque poco a poco lo enfriará y lo volverá áspero y duro. 

Terminará echando raíces que tarde o temprano tendrás que extirpar, y créeme, esto dolerá aun más. 

Mira hacia atrás, nada te persigue.

La realidad alterada está en tu mente. Pero recuerda que tú tienes la autoridad para establecer el orden en tu ser. 

¿Por qué corres? 

¿Corres por algo o de alguien? 

No trates de huir del dolor, así omitas su presencia él sigue estando allí. Hasta que no lo enfrentes no podrá salir de tu pecho. 

El nudo de lágrimas atoradas en tu garganta solo se librará cuando reconozcas que hay un orificio en tu corazón que necesita ser sanado. 

Por más rápido que vayan tus pies, nunca podrás ir lo suficientemente veloz como para silenciar los recuerdos enredados en tu mente. 

La valentía no está en continuar coexistiendo con ellos, sino en enfrentarlos y correr a los brazos del único que puede transformarlos. 

Déjalo ir, no es tu protección. 

La vida se encuentra al otro lado del temor. 

Permite que el perfecto amor le devuelva los colores a tu corazón.

No lo olvides; ignorar el dolor no hará que se vaya. 

Solo el amor puede sanar tu interior. 

Allí está en frente de ti, 

el siguiente paso. 

© 2019 Ximena Mora

  • YouTube
  • Pinterest
  • Instagram