© 2019 Ximena Mora

  • YouTube
  • Pinterest
  • Instagram

Un sueño

Sueño, mi hermoso sueño, eres tan inalcanzable que en mi mundo no existe limitación para imaginarte.

Cierro los ojos y el universo se transforma en fantasía, allí estás esperándome, como si vivieras en mis párpados. Mi mente por fin es libre, no existen las celdas ni el peligro, no me acaricia el miedo de ser destruida, mi mente se muestra valiente a fabricar sueños, corre por los rincones de mi alma y me muestra lugares, animales, cosas y personas que no se encuentran en mi realidad. Es en ese momento cuando dudo.

¿Cómo pude imaginarlos si mis ojos nunca han tenido una imagen de ellos para enviarle a mi cerebro?

Es curioso, muy curioso. Aún así puedo abrir el cielo y ver las estrellas brillar, en su titilar parecen bailar, su danza enamora a las almas solitarias que habitan la tierra. Sus destellos acarician miles de corazones y los ayudan a bombear motivación. En medio de la nada se encuentra todo, todo lo que alguien necesita para vivir.

Si una estrella fugaz vuela sobre nuestra cabeza puede que nuestros pies salten y nuestras manos se estiren para agarrarla, pues posiblemente su belleza podría contagiarnos y no permitiría que nuestros pies se enterraran en la arena, siéndole más sencillo succionar nuestro débil cuerpo.

Tal vez en la noche pueda conocer aquella belleza que me acecha pero que desgraciadamente me es imposible agarrar.

Esto no importa porque yo seguiré soñando que cruzo la frontera de tu corazón, beso los centímetros que nos separan, humedezco mis ojos con la lluvia de los tuyos.

Hago de nuestra tormenta, un diluvio compartido. Corro a sentir tus manos pero ya se ha hecho tarde, tu tacto no le pertenece a nadie.

¡Eres tan libre, amaría tanto poder volar contigo!

En eso me ahoga un sentimiento de necesidad y soledad, porque yo, te necesito.

Necesito encontrar tu cuerpo y chocarlo contra el mío, que nuestras vidas sean el más hermoso accidente.

Necesito que tus ojos y los míos se conozcan para así poder tener un puente de sueños como acceso a tus pensamientos.

Necesito ver tus dedos y tus palmas deshabitadas, porque mis manos necesitan posada. Necesito un espacio en tu corazón para que así desvanezcas mi soledad.

Necesito que desaparezcas los centímetros que nos separan, bórralos con fantasías, difumínalos con amor, destierra el terror que habita en mi corazón.

Yo seguiré soñando con mi poesía barata, seguiré soñando que nado por tus notas musicales, porque tu voz, es mi melodía favorita.

Seguiré imaginando que junto los trozos de tu alma que se han roto, con un abrazo, y que sano las heridas que ha sufrido tu corazón, con el tacto de mis labios sobre tu piel.

Amaría llenar el espacio solitario que separa cada uno de mis dedos, con el triste espacio que adorna tus bellas manos, pues así serían dos soledades haciéndose compañía.

También debo confesar que me encantaría besar tu nariz fría de incertidumbre y tu mente caliente de recuerdos. Pero esto maravillosamente se queda en un sueño, donde no existe el espacio ni el tiempo, pues hoy el cielo viste dulces estrellas de colores, saltan y bailan al ritmo de la tierra.

Las ciudades visten una gran capa de polución, que se expande y desgarra la capa atmosférica, toma nuestros pulmones y los estropea, infortunadamente ya no tenemos aire libre en la tierra.

Hoy las personas visten capas y máscaras para engañar a los demás, hunden sus pequeños cuerpos en mentiras disfrazadas hasta generar una explosión en su alma.

Los corazones visten armaduras que se hacen más fuertes con cada golpe, pero maravillosamente se regeneran con ilusiones y sueños.

Tu eres mi sueño y eso te convierte en lo más bello del universo, vives aquí y allá, estás en el aire y en el mar. Eres magia pura, eres todo lo que una persona necesita para esta extraordinaria aventura, la vida.